martes, 18 de marzo de 2014

La importancia de la libertad de movimiento en la UE.


Los trabajadores móviles de la UE han ayudado a impulsar la economía de los países que los acogen, contribuyen a los ingresos de las administraciones y ayudan a paliar la escasez de capacidades y los cuellos de botella en el mercado laboral, declaró László Andor, Comisario europeo de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión durante una conferencia pronunciada en la Universidad de Bristol (Reino Unido).





«La verdad, aunque pueda resultar “inconveniente” para algunos, es que la inmensa mayoría de las personas que se desplazan de un país de la Unión a otro lo hacen por motivos de trabajo», afirma el Comisario Andor. «No lo hacen para solicitar prestaciones. De hecho, estos trabajadores representan un beneficio considerable para las economías y para los sistemas de bienestar de los países de acogida».



El Comisario prosiguió argumenta que el movimiento entre los mercados laborales de diversos países comunitarios no debe considerarse un «juego que no aporta nada», ya que el mayor crecimiento económico que genera la movilidad laboral crea más oportunidades de empleo tanto para los trabajadores nacionales como extranjeros.


«La mayoría de los estudios sobre los efectos económicos posteriores a la ampliación concluyen que en general ha resultado positiva», afirma. «Por ejemplo, un estudio basado en modelos estima que los flujos de movilidad posteriores a la ampliación durante el periodo de 2004 a 2009 han aumentado el PIB de los países de la EU-15 en torno a un 1 %, con cifras más altas en los principales países de destino, como Irlanda, el Reino Unido, España e Italia.»

No se ha acreditado la existencia de un «turismo del bienestar»

En respuesta a preocupaciones recientes planteadas en los Estados miembros sobre el denominado «turismo del bienestar», el Comisario afirma que, hasta la fecha, ningún Estado miembro le ha presentado una prueba objetiva de tal fenómeno.


«La repercusión general de la movilidad de los ciudadanos en los sistemas de la seguridad social de los países de destino puede ser positiva, dada la elevada tasa de participación de estos. Por otro lado, no hay pruebas de que estas personas sean una carga para los sistemas de bienestar de los Estados miembros de acogida; al contrario, sus contribuciones a la seguridad social y sus impuestos son superiores a la cantidad que reciben en prestaciones», explica el Comisario Andor.



Derribar las barreras a la movilidad

Con una tasa de movilidad anual de trabajadores entre países comunitarios en 2011-2012 próxima al 0,2 % de la población total, y con los beneficios que los Estados miembros de la UE pueden obtener de la mayor movilidad de los trabajadores, Andor dijo también que la Comisión está trabajando para facilitar aún más la movilidad laboral en toda Europa.
Esto incluye la actualización de EURES que ha propuesto la Comisión para permitir que haya un mayor número de solicitantes de empleo que conozcan los puestos vacantes que hay en otros países, y para ayudar a las empresas a encontrar a las personas con las cualificaciones y la experiencia adecuadas a los puestos que ofrecen «La actualización propuesta permitirá a EURES aumentar el número de ofertas de trabajo y la posibilidad de ajustar la oferta y la demanda de empleo, lo que ayudará a los trabajadores y a las PYME en particular a cubrir las vacantes mejor y con mayor rapidez», asegura Andor.

Fuente: EURES


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada