lunes, 18 de noviembre de 2013

Bolsas de plástico: nueva propuesta de la Comisión Europea

Los países de la UE deben reducir el uso de bolsas de plástico ligeras (las que más se utilizan en tiendas o supermercados) que a menudo son de un solo uso pero que permanecen durante cientos de años en el medioambiente. Estos plásticos derivados del petróleo son muy resistentes y dañinos para el medio ambiente.
Cada año, más de 8.000 millones de bolsas de plástico acaban ensuciando Europa. Algunos Estados miembros ya han logrado grandes resultados reduciendo su uso. Si todos siguieran el ejemplo, se podría reducir el consumo actual en toda la UE hasta en un 80%. La nueva propuesta de la Comisión Europea obliga a todos los países a adoptar medidas para reducir el consumo de bolsas de plástico de un grosor inferior a las 50 micras, aplicando los medios que crean mejores. Los técnicos de la Comisión prevén que la meta deseable sería conseguir una reducción del 80% del total del consumo. 
Las mismas propiedades quehacen que estas bolsas tengan un gran éxito comercial son las que las convierten en peligrosas: tienen poco peso, son baratas de producir, son flexibles y muy resistentes a la degradación. Una vez que se tiran permanecen en el medioambiente durante cientos de años, especialmente en el mar, donde forman grandes islas.
En 2010 se sacaron al mercado de la UE unos 96.600 millones de bolsas, lo que quiere decir que a cada europeo le corresponde una media de 198 bolsas de plástico al año, reutilizables o no. El consumo varía mucho de unos países a otros. Oscila entre las 4 bolsas por persona y año, en Dinamarca y Finlandia, a las 466 bolsas en Polonia, Portugal o Eslovaquia. 
Según la Comisión Europea un español utiliza una media de 133 bolsas de plástico al año, una reducción evidente si se tiene en cuenta que en 2009 el consumo era de unas 300 bolsas por persona y año.
En julio de 2011 se aprobó la Ley de Residuos y Suelos Contaminados, como resultado de la trasposición de la directiva europea anterior, en la que se incluye un estricto calendario que prevé la prohibición de distribuir estas bolsas en 2018, con la excepción de las que se utilizan para guardar carne o pescado.
A partir de 2015, los supermercados y otros establecimientos que utilicen estas bolsas deberán incluir en ellas un mensaje advirtiendo los efectos nocivos que provocan en el medio ambiente. Parecido a los de las cajetillas de tabaco pero diciendo en este caso algo como “las bolsas matan mamíferos marinos”.
El plan del ministerio de Agricultura y Medioambiente español es que para este año 2013, el 60 % de las bolsas se sustituya por otras que sean reutilizables, o por carritos de la compra, aumentando el porcentaje a un 70 % para antes de 2015, y a un 80 % para 2016.

Fuente: CE en España

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada