jueves, 1 de octubre de 2015

Unión de los Mercados de Capitales: un plan de acción para impulsar la financiación de las empresas y de las inversiones

La Comisión Europea puso en marcha ayer el plan de acción de la Unión de los Mercados de Capitales, a fin de contribuir a la instauración de un verdadero mercado único de capitales entre los 28 Estados miembros de la UE. Al mismo tiempo, publica las primeras y más urgentes etapas de dicho plan, entre ellas la reactivación de unos mercados sólidos de titulización.
En el marco de la prioridad de la Comisión Juncker de impulsar el empleo, el crecimiento y la inversión en toda la UE, la Unión de los Mercados de Capitales (UMC), uno de los principales pilares del Plan de Inversiones, pretende afrontar con decisión la escasez de inversiones, aumentando y diversificando las fuentes de financiación para las empresas europeas y los proyectos a largo plazo.
En otras partes del mundo está más extendido el recurso a otras fuentes de financiación, complementarias de la financiación bancaria, entre ellas los mercados de capitales, el capital riesgo, la microfinanciación colectiva y el sector de la gestión de activos; estas fuentes alternativas deberían desempeñar un papel más importante en la financiación de las empresas que tienen dificultades para obtener fondos, especialmente las pymes y las empresas emergentes (start-ups). Disponer de una mayor variedad de fuentes de financiación es positivo para las inversiones y las empresas, pero resulta igualmente esencial para la estabilidad financiera, al mitigar las repercusiones que pueden tener para las empresas y su acceso a la financiación posibles problemas en el sector bancario. Por este motivo, la UMC es también un componente importante del trabajo de culminación de la unión económica y monetaria europea.
Asimismo, la Comisión desea eliminar los obstáculos a las inversiones transfronterizas en la UE, de modo que las empresas y los proyectos de infraestructuras puedan financiarse más fácilmente, con independencia del lugar en que estén ubicados.
Aunque la UMC es un proyecto a medio plazo, prevé la adopción de algunas iniciativas importantes a corto plazo. La Comisión ha anunciado hoy una primera tanda de medidas destinadas a reactivar la titulización de alta calidad y a fomentar la inversión a largo plazo en infraestructuras. Además, antes de final de año, anunciará sus propuestas de modificación de la Directiva sobre el folleto, con objeto de que las pequeñas y medianas empresas puedan obtener capital más fácilmente y a un coste menor.
Por otra parte, la Comisión ha puesto en marcha dos consultas: una sobre los fondos de capital riesgo y otra sobre los bonos garantizados.
Y en consonancia con los principios de su iniciativa «Legislar mejor», la Comisión va a lanzar una convocatoria de datos sobre el impacto acumulado de la legislación financiera, a fin de comprobar que funciona según lo previsto, sin contener, por ejemplo, requisitos de información duplicados o incoherencias en las distintas normas.

Con la UMC, el objetivo general de la Comisión es generar oportunidades para los inversores, aportar financiación al conjunto de la economía y aumentar la resiliencia del sistema financiero, profundizando su integración y estimulando la competencia. El enfoque será pragmático y gradual, basado en un análisis económico riguroso, y tendrá en cuenta los riesgos para la estabilidad financiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada