miércoles, 10 de junio de 2015

"Todos somos mediterráneos"

Los representantes de las Regiones mediterráneas de Europa se reunieron los pasados 18 y 19 de mayo de 2015 en Palermo para lanzar la campaña «Todos somos mediterráneos» y discutir además los desafíos que plantean las tragedias migratorias en el Mediterráneo. Frente al escándalo de millares de niños, mujeres y hombres que pierden sus vidas en el Mediterráneo, huyendo de la guerra, las persecuciones, la miseria o el extremismo, esta campaña pretende recordar los valores humanistas que fundaron el proyecto común europeo. Europa, por un lado, debe ser protagonista del proceso de paz en el Mediterráneo y luchar contra todas las redes de crimen organizado (tráfico de armas, etc.), y, por otro lado, debe responder a la urgencia humanitaria que plantean los inmigrantes, garantizando su auxilio en el mar y su acogida en condiciones dignas. Las autoridades regionales y locales ocupan la primera línea aunque no disponen, no obstante, de medios apropiados. A menudo, cargan con la responsabilidad humana, financiera y técnica de salvar vidas y de guiar a los inmigrantes a través de su inserción económica y social. Tienden la mano a aquellas personas que arriesgan sus vidas, independientemente de su religión, su color de piel o su origen. Las colectividades territoriales exigen a las instituciones europeas que definan una auténtica política mediterránea que tenga en cuenta la gestión de los flujos migratorios y responda a los desafíos de la comunidad de destino que une a los pueblos del Mediterráneo. Dicha política debe incluir el derecho de asilo; la lucha conjunta contra las redes de tráfico ilegal de personas; un sistema de reubicación de los inmigrantes basado en la responsabilidad compartida; una gestión sostenible de los centros de acogida; la ayuda a la integración; la lucha contra el terrorismo, y la promoción de los valores democráticos. Debe contribuir asimismo a un Mediterráneo de paz, prosperidad y cohesión. Europa debe desarrollar su cooperación en materia policial y judicial con los países de la zona afectada por la crisis, con sus vecinos inmediatos y con los países de tránsito de los flujos migratorios, promoviendo al mismo tiempo una cooperación territorial descentralizada orientada a acompañar a las poblaciones mediterráneas que buscan mejorar sus condiciones de vida y desarrollo. Ahora más que nunca, todos, como mediterráneos, debemos expresar nuestra solidaridad y unir nuestra voz para hacer que Europa avance por la senda de sus valores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada