miércoles, 4 de febrero de 2015

Garantía Juvenil de la UE: preguntas y respuestas


¿Qué es la Garantía Juvenil?
En abril de 2013, los Estados miembros de la Unión Europea se comprometieron a garantizar el éxito de la transición de los jóvenes al empleo mediante el establecimiento de los sistemas de Garantía Juvenil.
En el marco de la Garantía Juvenil, los Estados miembros deben poder ofrecer a los jóvenes menores de 25 años, en el plazo de los cuatro meses siguientes a que abandonen la escuela o pierdan un empleo, una colocación de calidad acorde con su formación, capacidades y experiencia, o bien la posibilidad de adquirir la formación, capacidades y experiencia necesarias para encontrar un empleo en el futuro, ya sea a través de un periodo de aprendizaje profesional o de prácticas, o de la formación continua.
La Garantía Juvenil es, por un lado, una reforma estructural para mejorar drásticamente la transición de la formación inicial al empleo y, por otra, una medida para facilitar que los jóvenes encuentren puestos de trabajo de forma inmediata.

La Garantía Juvenil se basa en una experiencia muy positiva de Austria y Finlandia, que muestra que vale la pena invertir en la transición de la escuela al empleo para los jóvenes. Gracias a la Garantía Juvenil finlandesa, se redujo la tasa de desempleo de los jóvenes de este país, lográndose una tasa de ocupación del 83,5 % entre empleos, periodos de prácticas, puestos de aprendizaje profesional y plazas de educación complementaria en los tres meses siguientes a la fecha de alta de los solicitantes.

El 22 de abril de 2013, el Consejo de la Unión Europea adoptó oficialmente la Recomendación sobre la Garantía Juvenil.

¿Hasta qué punto son un grave problema en la UE el desempleo y la inactividad de los jóvenes?
En diciembre de 2014, en torno a 5 millones de jóvenes (menores de 25 años) estaban desempleados en la Europa de los Veintiocho, de los cuales más de 3,2 millones, en la zona del euro.

  • Ello representa una tasa de desempleo del 21,4 % en la Unión Europea (un 23 % en la zona del euro). Actualmente, más de uno de cada cinco jóvenes europeos en el mercado laboral no puede encontrar empleo. En Grecia y España, es uno de cada dos. Además, 7,5 millones de jóvenes europeos de entre 15 y 24 años no tienen trabajo, no estudian y no reciben formación alguna (los denominados «ninis»).
  • En los últimos cuatro años, las tasas globales de empleo juvenil cayeron el triple que las de los adultos.
  • Las disparidades entre los países que registran las mayores y menores tasas de desempleo juvenil son muy elevadas. Existe una brecha de 44 puntos porcentuales entre el Estado miembro con la tasa más baja de desempleo juvenil (Alemania, con un 7,2 % en diciembre de 2014) y el Estado miembro con la tasa más elevada (España, con un 51,4 % en diciembre de 2014). España va seguida de Grecia (un 50,6 % en octubre de 2014), Croacia (un 44,8 % en el cuarto trimestre de 2014) e Italia (un 42 % en diciembre de 2014).
¿Los Estados miembros han comenzado ya a aplicar la Garantía Juvenil?
Sí. La puesta en práctica de la Garantía Juvenil ya ha comenzado en todos los Estados miembros y está dando resultados. En comparación con otras reformas estructurales en Europa, la Garantía Juvenil es probablemente una de las iniciativas que se han implantado con mayor rapidez.
Todos los Estados miembros han presentado planes generales de ejecución de la Garantía Juvenil dentro de los plazos establecidos por el Consejo Europeo. Los planes presentados indican con exactitud las medidas que han de tomarse en cada uno de los Estados miembros para la implantación de la Garantía Juvenil. En ellos se establece un calendario de reformas y medidas en favor del empleo juvenil, se definen los papeles respectivos de las autoridades públicas y de otras organizaciones, y se determina cómo está previsto que se financie cada plan.


¿Cómo fomenta la Garantía Juvenil las reformas en los Estados miembros?
Para la mayoría de los Estados miembros, la implantación de la Garantía Juvenil exige profundas reformas estructurales de los sistemas de educación, formación y búsqueda de empleo, a fin de mejorar drásticamente la transición de la escuela al trabajo y la empleabilidad de los jóvenes. Este objetivo no puede conseguirse de la noche a la mañana.

En algunos Estados miembros, deben reformarse los servicios públicos de empleo para proporcionar a cada joven un asesoramiento personalizado sobre las oportunidades de empleo, educación y formación más acordes con su situación, de modo que se pueda hacer una oferta concreta y personalizada en un plazo de cuatro meses.

Otro de los ámbitos que requieren reformas estructurales es la mejora de la calidad y cantidad de oportunidades de aprendizaje profesional y de educación y formación profesionales. Los Estados miembros deben garantizar que se proporciona a los jóvenes las capacidades que buscan los empleadores.
La mayoría de los Estados miembros también debe identificar y activar a los jóvenes más alejados del mercado de trabajo (los «ninis»). A fin de llegar a los jóvenes inactivos que no estén dados de alta en el servicio público de empleo, los Estados miembros deben crear nuevas herramientas y estrategias con todos los que tienen acceso a estos jóvenes no registrados (por ejemplo, los servicios sociales, los proveedores de educación o las asociaciones juveniles).
Precisamente porque la Garantía Juvenil promueve la reforma estructural, la Comisión propuso recomendaciones específicas para su aplicación en varios países (Bulgaria, Croacia, Eslovaquia, España, Irlanda, Italia, Polonia y Portugal) en 2014.

El proyecto de Informe Conjunto sobre el Empleo de 2015 pone de relieve que la Garantía Juvenil ha impulsado reformas a largo plazo en muchos de estos ámbitos.

¿Existen buenos ejemplos de unos resultados concretos y positivos que haya tenido la implantación de la Garantía Juvenil?
En Bélgica, los servicios públicos de empleo de la región de Bruselas, Actiris, han creado un servicio para la Garantía Juvenil, dedicado a proporcionar ayuda específica para la búsqueda de trabajo y prácticas a los jóvenes que se han registrado oficialmente como demandantes de empleo. Según Actiris, el número de jóvenes (menores de 25 años) que buscaban trabajo en Bruselas descendió en agosto de 2014 como consecuencia de la estrategia de la Garantía Juvenil.
En Rumanía, se han creado veintisiete centros de Garantía Juvenil (actualmente financiados con cargo al FSE) cuyo objetivo es identificar a los jóvenes «ninis» y ofrecerles paquetes integrados de servicios personalizados.
España ha adoptado medidas adicionales para la implantación del Sistema Nacional de Garantía Juvenil basadas en el Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio. Este Decreto-ley regula el procedimiento para la inscripción de los jóvenes en el fichero del Sistema Nacional de Garantía Juvenil y fija los criterios para poder beneficiarse del sistema. Además, se adoptaron bonificaciones a la contratación indefinida y a los contratos de formación en relación con personas inscritas en dicho fichero. Y, a partir del 5 de agosto de 2014, los jóvenes inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil pueden realizar cuatro cursos de formación en línea de forma gratuita. El servicio de empleo público español también puso en marcha una convocatoria de propuestas con un presupuesto total de casi 42 millones de euros para actividades de perfeccionamiento profesional y formación en el ámbito de las TIC, así como cursos de idiomas para los jóvenes inscritos en el sistema, que se desarrollarán a nivel central.

En Italia, la creación de portales electrónicos integrados permite la inscripción directa en línea y la conexión a un registro nacional para facilitar la verificación automática del cumplimiento de los requisitos y la transmisión de ofertas.
Eslovaquia propuso una serie de reformas legislativas en proceso de aplicación para poner en práctica la Garantía Juvenil (la educación y la formación profesional, la educación no formal y políticas activas del mercado laboral). Hay cuatro proyectos nacionales en curso en favor del empleo destinados a los jóvenes parados menores de 29 años. A fecha del 31 de agosto de 2014, se había creado un total de 12 532 nuevos puestos de trabajo para jóvenes demandantes de empleo con menos de 29 años. En enero de 2015 se pondrá en marcha una nueva bonificación por la colocación en un primer empleo remunerado (con un contrato indefinido) en caso de contratarse a demandantes de empleo de menos de 24 años, o de 25 a 29 años, que lleven más de 6 meses buscando trabajo (se está modificando la Ley de los servicios de empleo).
Los incentivos a la contratación con destinatarios específicos y las ayudas a las empresas emergentes son también algunos de los medios utilizados para promover la activación de los demandantes de empleo jóvenes en varios Estados miembros. Los Países Bajos han adoptado una bonificación fiscal para los empleadores que contraten a jóvenes que hayan sido beneficiarios de prestaciones por desempleo o asistencia social durante un periodo de hasta dos años, mientras que Polonia ha introducido exenciones de las cotizaciones a la seguridad social para los menores de 30 años.
La mayor parte de los Estados miembros han tomado medidas para mejorar sus sistemas de educación y formación profesionales (EFP) de manera que reflejen mejor las necesidades del mercado de trabajo, en general ligadas a sus sistemas de Garantía Juvenil y a los compromisos que han adquirido en el marco de la Alianza Europea para la Formación de Aprendices. Varios países han introducido reformas legislativas de sus sistemas de educación y formación profesional.
España ha desarrollado su sistema de formación dual, con unos resultados inmediatos que ya son visibles: ha aumentado el número de centros de EFP que participan en proyectos de EFP dual, pasando de 172 en 2013 a 375 en 2014; el número de empresas que participan en proyectos de EFP dual pasó de 513 en 2013 a 1 570 en 2014 y el número de estudiantes, de 4 292 en 2013 a 9 555 en 2014.

En Francia, la nueva Ley sobre aprendizaje permanente y EFP ofrece más ayuda para los contratos de aprendizaje de quienes están menos cualificados. Rumanía ha puesto en marcha nueva legislación para ofrecer prácticas profesionales subvencionadas a los titulados de la educación superior. Suecia ha adoptado medidas destinadas a facilitar la transición de la escuela al trabajo mediante contratos de aprendizaje y ayudar a los jóvenes a adquirir experiencia laboral. En Portugal se ha adaptado el modelo de los planes de estudio de la EFP y se ha creado una red de centros, así como de nuevos cursos, de formación profesional básica (14 años) y secundaria (de 15 a 17). En Dinamarca, en junio de 2014 se adoptó la reforma de la EFP, que entrará en vigor a partir del curso escolar 2015/16. Dicha reforma contribuirá a garantizar que más jóvenes completen un programa de EFP y que, en Dinamarca, todos los jóvenes que quieran recibir EFP puedan acceder a ella.

La Garantía Juvenil cuesta dinero: ¿puede considerarse rentable?
La Organización Internacional del Trabajo ha estimado el coste de creación de garantías juveniles en la zona del euro en 21 000 millones de euros anuales). No obstante, los costes de NO actuar son mucho más elevados.
La Fundación Europea para la mejora de las condiciones de vida y de Trabajo (Eurofound) estimó la pérdida económica que supuso para la UE tener millones de jóvenes sin trabajo y sin estar formándose en más de 150 000 millones de euros en 2011 (el 1,2 % del PIB de la UE), en relación con prestaciones abonadas y pérdidas de producción.
Ello se añade a los costes a largo plazo del desempleo para la economía, la sociedad y las personas afectadas, tales como un mayor riesgo de desempleo y de pobreza en el futuro. Por tanto, el precio de quedarse de brazos cruzados es muy alto: la Garantía Juvenil es una inversión. Para la Comisión, este gasto es fundamental para que la UE pueda preservar su potencial de crecimiento futuro. Un apoyo financiero considerable de la UE puede ser de ayuda, en particular, la contribución del Fondo Social Europeo y de la Iniciativa sobre Empleo Juvenil (véase más adelante). Pero para que la Garantía Juvenil sea una realidad, los Estados miembros también han de dar prioridad a las medidas de empleo juvenil en sus presupuestos nacionales.

¿También está previsto que la Garantía Juvenil contribuya a la creación de empleo a corto plazo?
Además de una serie medidas por el lado de la oferta, como la activación mediante la orientación para la búsqueda de empleo o los cursos de formación, la Garantía Juvenil insta a la utilización de una amplia gama de medidas proactivas que contribuyen a impulsar la demanda de jóvenes en el mercado de trabajo. Estas medidas, tales como salarios temporales y bien orientados o ayudas a la contratación o bien becas de aprendizaje o de prácticas, a menudo pueden ser necesarias para integrar con éxito a los jóvenes en el mercado de trabajo. Deben, por tanto, ser consideradas como una inversión social que permite a los jóvenes dar un uso productivo a sus capacidades y seguir desarrollándolas, en contraste con el deterioro de las capacidades y la desmotivación que resultan de la inactividad y el desempleo prolongados.

Es fundamental hacer un buen uso de las medidas dirigidas «al lado de la demanda» si queremos tener un impacto real a la hora de reducir los niveles actuales de desempleo e inactividad económica de los jóvenes, que son muy elevados.

¿No sería mejor apoyar de forma directa a las empresas para que creen puestos de trabajo destinados a los jóvenes?
El crecimiento y el empleo son prioridades clave de la Comisión Europea. La Comisión Juncker ha presentado un ambicioso Plan de Inversiones para Europa, poniendo a disposición más de 315 000 millones de euros de financiación adicional en ámbitos estratégicos. Un importe significativo debería canalizarse hacia proyectos que puedan contribuir a que las generaciones más jóvenes vuelvan a trabajar en puestos de trabajo dignos, de modo complementario a los esfuerzos que se inviertan a través de los sistemas de Garantía Juvenil. La Comisión también está apoyando la introducción de reformas estructurales a nivel nacional que puedan impulsar la creación de puestos de trabajo.

Una de las razones por las que las empresas no contratan a más jóvenes es que estos carecen de las capacidades y experiencia que necesitan las empresas. Otro motivo, aun no siendo este el caso, es que los servicios públicos de empleo en muchos Estados miembros no son eficaces a la hora de ponerlos en contacto con las empresas que buscan a personas con tales capacidades y experiencia. Obviamente, el respaldo a las empresas a la hora de crear puestos de trabajo para los jóvenes es muy importante y tanto la Comisión (por ejemplo, el programa COSME y el apoyo al desarrollo empresarial por parte de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos) como el Grupo del Banco Europeo de Inversiones y el Banco Central Europeo han puesto en marcha un gran número de iniciativas a este respecto.

¿Puede realmente la Garantía Juvenil crear más puestos de trabajo para los jóvenes con un crecimiento económico lento?
La Garantía Juvenil no puede reemplazar la utilización de instrumentos macroeconómicos ni la realización de reformas estructurales, pero puede ayudar a que la recuperación económica genere abundantes empleos y aporte una diferencia sistémica en la mejora de la transición de la escuela al trabajo. Por este motivo, el Plan de Inversiones para Europa, dotado de 315 000 millones de euros y destinado a fomentar el empleo y el crecimiento en la Unión, es una de las prioridades principales de la Comisión actual.
El desempleo juvenil es más sensible al ciclo económico que el desempleo general, ya que los jóvenes poseen menos experiencia, tienen frecuentemente contratos temporales de corta duración y están, por tanto, más expuestos al despido, y también se concentran más en los sectores económicos de mayor riesgo con las coyunturas económicas desfavorables, como es el caso de la producción industrial, la construcción, la venta minorista o el sector de la hostelería. Los datos de los últimos 15 o 20 años ponen de manifiesto que solo puede reducirse la tasa de desempleo global de la UE si el PIB anual aumenta en promedio más del 1,5 %. La disminución de la tasa de desempleo juvenil exige, por lo general, tasas de crecimiento del PIB incluso ligeramente superiores.

Por el contrario, si el crecimiento económico sigue siendo inferior al 1,5 % por año, la tasa de desempleo de los jóvenes tiende a aumentar más rápidamente que la tasa de desempleo global.

¿De qué manera respaldan el Fondo Social Europeo y la Iniciativa sobre Empleo Juvenil la implantación de la Garantía Juvenil?
Con mucho, la fuente más importante de financiación europea para apoyar la implantación de la Garantía Juvenil y de otras medidas destinadas a luchar contra el paro juvenil es el Fondo Social Europeo (FSE), que tiene una dotación en torno a los 86 000 millones de euros para el periodo 2014-2020.

Ejemplos de actividades o intervenciones de la Garantía Juvenil que pueden contar con financiación del FSE
Medidas Ejemplos concretos de actividades o intervenciones que el FSE puede financiar
Estrategias de información y concienciación y «puntos focales»
[Recomendaciones 8-9 acerca de la Garantía Juvenil (GJ)]
  • Visitas de los servicios públicos de empleo (SPE) a centros formativos
  • Sesiones de formación de profesores por los SPE
  • Desarrollo de servicios especializados en la juventud como parte de los SPE o a cargo de prestadores privados contratados
  • Distribución de material impreso en centros o actos juveniles
  • Uso de internet y de las redes sociales
  • Sistemas de recogida de datos
  • Exposiciones itinerantes
Proporción de planes de actuaciones individuales
[Rec. 10 acerca de la GJ]
  • Formación del personal de los SPE
  • Contrato con socios especializados
Ofrecer a los jóvenes que abandonen los estudios y a los poco cualificados vías para reincorporarse a la educación y la formación o programas educativos de segunda oportunidad, remediar los desajustes de capacidades y mejorar las competencias digitales
[Rec. 11-13 acerca de la GJ]
  • Programas de formación y de segunda oportunidad
  • Impartición de formación lingüística
  • Asesoramiento y apoyo fuera del entorno escolar para que la juventud prosiga la educación o formación o se reincorpore a ellas
  • Apoyo a jóvenes en situación de riesgo para que adquieran las titulaciones pertinentes y completen los estudios de segundo ciclo de secundaria
  • Formación y aprendizaje de tipo profesional
  • Alfabetización digital
  • Vales de formación
Animar a las escuelas y servicios de empleo a promover y proporcionar a los jóvenes una orientación continua sobre el emprendimiento y el trabajo por cuenta propia
[Rec. 14 acerca de la GJ]
  • Formación del personal y de los profesores de los servicios de empleo
  • Programación y ejecución de cursos de emprendimiento en la educación secundaria
  • Formación para jóvenes parados
Utilizar subvenciones salariales y a la contratación específicas y bien diseñadas que animen a los empleadores a ofrecer a los jóvenes un puesto de aprendizaje profesional o de prácticas, en particular para los más alejados del mercado laboral (Rec. 17 acerca de la GJ)
  • Bonificaciones a la contratación para nuevas contrataciones de jóvenes en puestos de trabajo o de aprendizaje (el apoyo del FSE a estas bonificaciones debería ir acompañado de medidas de activación, como formación práctica, etc.)
Promover la movilidad de la mano de obra dando a conocer a los jóvenes las ofertas de trabajo, prácticas y aprendizaje profesional, y el respaldo que se ofrece en distintas zonas, así como preparar el apoyo adecuado para los jóvenes que se desplacen
[Rec. 18 acerca de la GJ]
  • Puesta en funcionamiento de puntos EURES (el apoyo del FSE a EURES se centra en la contratación y la información conexa, y los servicios de asesoramiento y orientación nacionales y transfronterizos)
  • Campañas de sensibilización
  • Apoyo a las organizaciones de voluntariado que ofrezcan mentores
  • Respaldo a las organizaciones juveniles que estén en contacto con jóvenes trabajadores inmigrantes
Garantizar la disponibilidad de más servicios de apoyo a la creación de empresas
[Rec. 19 acerca de la GJ]
  • Cooperación entre los servicios de empleo y los proveedores de apoyo y financiación a las empresas (por ejemplo, ferias de empleo regionales y creación de redes de eventos)
  • Refuerzo a la creación de pymes
  • Apoyo al trabajo por cuenta propia
  • Formación en técnicas empresariales, por ejemplo, para desempleados, acompañada de ayudas al emprendimiento
Mejorar los mecanismos para apoyar a los jóvenes que abandonen los programas de activación y dejen de percibir prestaciones
[Rec. 20 acerca de la GJ]
  • Apoyo a organizaciones y servicios para jóvenes
  • Cooperación con otras organizaciones que están en contacto con los jóvenes
  • Establecimiento de sistemas de seguimiento
  • Potenciación de los servicios de apoyo profesional en el trabajo y la escuela
Supervisión y evaluación de todas las acciones y programas que contribuyan a la Garantía Juvenil, a fin de poder diseñar unas políticas e intervenciones de base factual, atendiendo a aquello que funciona, dónde funciona y por qué funciona [Rec. 24 acerca de la GJ]
  • Identificación de iniciativas rentables
  • Utilización de ensayos controlados
  • Creación de centros de análisis
  • Desarrollo de modelos de medidas, actuaciones experimentales, ensayos e integración de medidas (innovación social y experimentación)
Fomento de actividades de aprendizaje mutuo a escala nacional, regional y local entre todas las partes que participen en la lucha contra el desempleo juvenil, a fin de mejorar el diseño y los resultados de los futuros sistemas de Garantía Juvenil
[Rec. 25 acerca de la GJ]
  • Utilización de la red europea de empleo juvenil (el FSE apoya la cooperación transnacional en el intercambio de buenas prácticas entre organizaciones de la UE a través de los fondos de asistencia técnica del FSE a nivel de la Comisión)
Refuerzo de las capacidades de todas las partes interesadas, en especial de los servicios de empleo en cuestión, que participen en el diseño, la implantación y la evaluación de los sistemas de Garantía Juvenil, a fin de eliminar todo obstáculo interno y externo relacionado con la política y con la manera en que se desarrollen estos sistemas


  • Impartición de formación y seminarios
  • Establecimiento de programas de intercambio y comisiones de servicio entre organizaciones gracias a actividades de cooperación transnacional

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada