miércoles, 6 de agosto de 2014

Schengen: la puerta de acceso a la libre circulación



Schengen, una localidad en el sur de Luxemburgo a orillas del Mosela, se ha convertido en sinónimo de la supresión de los controles fronterizos interiores y de la libre circulación en Europa. El espacio Schengen ha ido evolucionando gradualmente desde su creación en 1985 cuando Alemania, Bélgica, Francia, Luxemburgo y los Países Bajos firmaron el Acuerdo de Schengen.

La supresión de los controles en las fronteras interiores tiene repercusiones en otros ámbitos de actuación, como son la lucha contra los delitos transfronterizos o bien los desplazamientos transfronterizos, el comercio transfronterizo y la justicia transfronteriza. En este sentido, las reglas del espacio Schengen no se refieren solo a la libre circulación de las personas, sino también a los visados, 
el asilo y la cooperación policial, aduanera y judicial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada